Despenalizar el consumo es combatir el narcotráfico

Expectantes del debate que se avizora en el Congreso de la Nación, esperamos que los representantes del pueblo y de las provincias estén a la altura de las circunstancias y sepan interpretar las expectativas de la sociedad argentina frente a la despenalización de tenencia y consumo de estupefacientes.
El enfoque debe centrarse en las libertades individuales de la cuales somos titulares. Entendiendo que el consumo sin afectar a terceros es también una expresión de la individualidad de los sujetos.
Franja Morada esta persuadida de que los esfuerzos estatales deben enfocarse en la lucha contra el narcotráfico. Considerando que el crimen organizado no es combatido por el Estado, mas aún sorprende la convivencia por parte del poder ejecutivo, judicial y policial para con estas redes. El Estado debe perseguir el narcotráfico, no a los consumidores.
Es necesario avanzar en esta legislación, porque si bien hubo un avance jurisprudencial por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la normativa vigente sigue permitiendo la persecución del pequeño usuario. De acuerdo a información del poder judicial el setenta por ciento del ingreso de personas que infringen la ley de drogas es por causas de tenencia y consumo personal y de las doce mil causas anuales, solo el tres por ciento son por comercialización de drogas.
Acompañamos la iniciativa legislativa que invierte la carga de la prueba, para que sea el Estado el que deba probar que la tenencia es para comerciar y no para consumo personal, ajustando la norma al principio de jerarquía constitucional de inocencia, debiendo el fiscal romper esta esfera de inocencia alegando y probando la intención de comercializar. Sin establecer graduaciones mínimas o máximas, que pongan nuevamente al consumidor en la situación de ser presumido culpable. Además fijar cantidades para consumo personal es arbitrario y ya fracasó en países que quisieron aplicarlo, aumentando así la venta minorista.

FRANJA MORADA
Instamos también a implementar y profundizar las políticas públicas con relación a la prevención de las adicciones y el tratamiento de las mismas. En esta dirección reclamamos que las administraciones tanto nacional como provinciales incluyan en sus agendas de gobierno prestar los servicios de atención tanto de internaciones como de formas ambulatorias, desarrollando un plan nacional de adicciones. En esto también contemplar el acceso a dichos tratamientos de quienes se encuentran privados de la libertad. A su vez el Estado debe hacer hincapié en campañas de información y concientización sobre los alcances de esta futura ley y también sobre las consecuencias del abuso de todo tipo de sustancias.
Celebramos también las iniciativas legislativas que también contemplan el atenuar las penalidades al microtráfico, más bien conocido como mulitas. Esto porque tiene en cuenta la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran quienes son el último eslabón de la cadena de tráfico de estupefacientes.
Por otro lado estas iniciativas deben abarcar también la comercialización de precursores químicos, que son absolutamente necesarios en el proceso de elaboración de sustancias prohibidas, cuyo control hoy es exiguo. La Argentina necesita avanzar en la radarización del territorio empezando por nuestras fronteras. La falta de iniciativa por parte del Ejecutivo Nacional en esta materia no nos deja opción más que considerarlos participes necesarios del narcotráfico en la región.
En particular con respecto a la marihuana estimamos que debe ser diferenciada de las demás sustancias psicoactivas. Al no generar una adicción física el negocio de esta solo se justifica mientras sea ilegal. Por lo tanto uno de los caminos posibles es la legalización de la canabis sativa
Entonces avancemos en reconocer y respetar garantías individuales, fortaleciendo y ampliando el piso de Derechos en nuestro país.

1 Response

  1. moises levenshon dice:

    Si Alen e Yrigoyen vivieran y vieran semejante sofisma alentado el consumo para a la vez decir que previenen y cuidan a la salud publica seguramente les dirian a ustedes que no son radicales sino un grupo de oportunistas sin principios eticos , funcionales a la decadente narco oligarquia argentina. QUE SE ROMPA PERO QUE NO SE DOBLE, franja doblada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *