MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Este nuevo aniversario del último Golpe de Estado es claramente diferente a otros y plantea nuevos interrogantes y desafíos para el conjunto del pueblo argentino, ya que existen muchas heridas que continúan abiertas en nuestro país, tal como quedo demostrado con la reciente detención del ex jefe del Estado Mayor General de Ejército durante el gobierno de Cristina Fernández de kirchner (2007-2015), el Teniente General (R) César Milani, el pasado 17 de febrero, luego de presentarse en el Juzgado Federal de La Rioja, a cargo del juez Daniel Herrera Piedrabuena, para prestar declaración indagatoria por encontrarse acusado de torturas, allanamientos ilegales y el secuestro, durante la última dictadura, de Pedro Olivera, Alfredo Olivera y Verónica Matta. Por otro lado, cabe mencionar que Milani también fue procesado, el día 3 de marzo del corriente año, en la causa que investiga la desaparición del conscripto Alberto Ledo, en julio de 1976.

Su detención y su procesamiento por crimenes de lesa humanidad nos obligan a preguntarnos qué tanto hemos avanzado (o no), en los últimos años de vigencia de las instituciones democráticas, para que haya un verdadero juicio y castigo a los culpables, como así también sobre que políticas públicas se han llevado adelante para que hechos de esta naturaleza no vuelvan a ocurrir nunca más.
En primer lugar vale recordar que nuestro país vivió una experiencia única y sin precedentes en el mundo con el recordado JUICIO A LAS JUNTAS en 1985, impulsado por el decreto 158/83 del presidente Raúl Alfonsín, y también con la creación de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). Aunque esta obra fue desechada en gran medida pocos años después, cuando el presidente Carlos Menem llevo adelante una serie de diez decretos, sancionados entre el 7 de octubre de 1989 y el 30 de diciembre de 1990, indultando a los civiles y militares que cometieron violaciones a los DDHH durante la última dictadura, incluyendo a los miembros de las juntas militares condenados en 1985.

Más recientemente en nuestra historia, no podemos dejar pasar por alto otro preocupante hecho, perpetrado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, quién el 3 de julio de 2013 ascendió al grado de Teniente General y designo como jefe del Estado Mayor del Ejército a César Milani, quién además continuó a cargo de la Dirección General de Inteligencia, que dirigía desde el año 2007.

En ese entonces, el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), impugnó su designación “por la denuncia del ex preso político Ramón Olivera por apremios ilegales y por la denuncia de haber participado en la desaparición del conscripto Ledo”. El SERPAJ (Servicio Paz y Justicia) también se opuso por la acusación que pesa sobre Milani de ser parte del Operativo Independencia, iniciado en 1975 por parte del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército. Asimismo, la Comisión Provincial de la Memoria, presidida por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, sostuvo que la “evidencia acumulada es suficiente para considerar que Milani no puede ser parte de la conducción de las FF.AA.”. También se opusieron a sus designación las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Madres de Plaza de Mayo de La Rioja, la Asociación de ex Detenidos-Desaparecidos, y miembros de la APDH (Asamblea Permanente por los Derecho Humanos) de Neuquén y de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.

Aún así, el gobierno kirchnerista (2003-2015) quién a lo largo de los últimos años se jactó de defender los DDHH, hizo oídos sordos a los pedidos de estas organizaciones y personalidades y prosiguió con su designación, logrando que fuera aprobada en el Senado con 39 votos a favor y 30 votos en contra. El informe del año 2015 sobre derechos humanos realizado por la organización Human Rights Watch hizo mención de esto y mostro gran preocupación, frente al hecho de que César Milani fuera designado como jefe del Ejército a pesar de estar siendo investigado por la desaparición del conscripto Alberto Ledo.

Estos hechos dieron un giro que era esperado y predecible, y que derivó en los procesamientos que tan nefasto personaje vivió en los pasados 17 de febrero y 3 de marzo del corriente año, tal como ya se mencionó, y que esperamos que se esclarezcan lo más pronto posible para que haya una verdadera MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

Es por estos motivos que como estudiantes de la Universidad Publica reafirmamos nuestro compromiso en la defensa de los DDHH y de la democracia y en la lucha para que se esclarezcan todos los casos de crimenes de lesa humanidad perpetrados por la última dictadura militar, como así también volvemos a decir MILANI NUNCA MÁS!

 FB_IMG_1490374807910